Unos 3,5 millones de españoles sufren la gripe cada año, una enfermedad que se inicia con la llegada del otoño. Para combatirla, la población recurre cada vez más a la homeopatía porque esta terapia presenta una eficacia contrastada, además de una ausencia total de efectos secundarios. De hecho, en los últimos años, el uso de la homeopatía ha crecido entre un 10 y un 15 por ciento.

Según los expertos, los antigripales homeopáticos no provocan somnolencia, sequedad nasal o dolor de estómago, como ocurre con muchos medicamentos convencionales, además está demostrada su ausencia de contraindicaciones y su perfecta compatibilidad con los fármacos habituales, lo que permite que sea utilizada tanto por aquellas personas que no quieren o no pueden vacunarse, como por pacientes polimedicados, uno de los colectivos más afectados por la gripe cada año. 

Además, la homeopatía presenta una muy fácil administración, ya que se comercializa en forma de pequeños y prácticos tubos de gránulos o tubos-dosis de glóbulos. Los gránulos se toman habitualmente de cinco en cinco y el contenido de la dosis de glóbulos se toma de una sola vez por vía oral. En ambos casos, se recomienda dejar que el fármaco se disuelva debajo de la lengua. Los homeópatas aseguran que esta ciencia aporta soluciones más rápidas que la medicina tradicional a la hora de combatirla.Opinan que los tratamientos preventivos y curativos son más eficaces y menos agresivos, destinados a pacientes de todas las edades. La efectividad de estos tratamientos ha sido comprobada por diversos estudios.

http://www.laverdad.es/albacete/20071002/provincia/verdad-terapia-homeopatia-crece-20071002.html

Publicado: 28 de Febrero de 2013