LA DEPRESIÓN es la gran pandemia de nuestro siglo y de nuestra sociedad. Hemos querido saber, de la mano de una especialista, más cosas sobre esta enfermedad que nos acosa por todas partes. Lean lo que dice sobre la depresión que sufría el artífice de la tragedia aérea de los Alpes… Esta entrevista formará parte de un monográfico de la revista "The Ecologist" en torno a las enfermedades mentales en la sociedad de masas.

La médico Ana Mª Gálvez Mirón es especialista en Medicina General, Dietética y Nutrición. También es especialista en Homeopatía, Gerontología, Clínica y Medicina Psicosomática. Además también lleva a cabo tratamientos contra  adicciones, estrés, depresión, insomnio, obesidad, alergias, dermatitis... utilizando psicoterapia, terapias naturales, como fitoterapia y flores de Bach, y, cuando es necesario, tratamientos convencionales.

LOS DESENCADENTATES

-¿Cuáles cree usted que son los principales desencadenantes de una depresión?

-La base de una depresión es la desesperanza, la falta de apoyo, el sentimiento de minusvalía y de abandono. Pero también hay depresiones de base orgánica por enfermedades crónicas graves, desnutrición, consumo de sustancias tóxicas o hipotiroidismo. Los principales desencadenantes son las pérdidas de cualquier índole: sentimentales, económicas, profesionales, salud, ilusiones…


-¿Es posible curar una depresión grave únicamente con terapia psicológica y/o terapias naturales?

-La homeopatía puede curar depresiones graves, incluso con ideación suicida. Siempre hay que asociar psicoterapia. Y tratar los factores de base orgánicos.  Pero no hay por qué optar por una única opción. Si se asocian antidepresivos clásicos, homeopatía, psicoterapia, flores de Bach y suplementos nutricionales, la curación será más rápida y con menor riesgo de recidiva.


-¿Para todos los tipos de depresiones es aconsejable el mismo tipo de medicación?

-Antes de cualquier tratamiento hay que hacer un estudio del caso y valorar la terapia adecuada. Algunos pacientes pueden requerir ingreso urgente por el riesgo suicida. O pueden ser refractarios a una terapia concreta.


-¿Sería posible anular completamente los antidepresivos convencionales en el tratamiento de la depresión?

-Esa afirmación es muy tajante. Los antidepresivos tienen su papel como los demás medicamentos.

IDEAS SUICIDAS

-¿Las personas depresivas… siempre tienen ideas suicidas, en el caso de una depresión severa?

-No siempre. A veces simplemente piensan que su vida no merece la pena y que no les importaría morirse pero no piensan quitarse la vida.


-¿Piensas que hay alguna relación entre los fármacos antidepresivos y la tendencia a suicidarse? ¿Pueden estos fármacos acrecentar las tendencias suicidas?

-En una depresión, además de la tristeza y el pesimismo, hay inhibición de la ideación y de la acción que impide suicidarse aunque se desee morir. Con el tratamiento antidepresivo, lo primero que mejora es la inhibición persistiendo la tristeza y el pesimismo. En una depresión grave, el riesgo de suicidio es muy alto en esta fase.


-¿Qué otros efectos secundarios físicos y/o mentales pueden tener estas medicaciones? ¿Estamos hablando de iatrogenia?

-La lista de efectos es muy larga. Puede haber alteraciones de la sexualidad como disminución de la libido, retraso del orgasmo, alteración del ciclo menstrual. En otros casos puede producirse apatía y desinterés o, por el contrario, excitación y ansiedad. Puede haber trastornos digestivos, dolor de cabeza. Y, por supuesto, el riesgo de suicidio. Por todo esto, siempre hay que valorar riesgo versus beneficio y estudiar bien cada caso para elegir el tratamiento más adecuado.

OTRAS CONDUCTAS AGRESIVAS CONTRA TERCEROS

-¿Por otro lado crees que el consumo de este tipo de antidepresivos puede conducir no solo a autolesionarse o suicidarse sino que también puede desencadenar conductas muy agresivas contra terceros?

-Todo es posible. Pero hay que estudiar bien al paciente. No es lo mismo una depresión pura que una depresión con una esquizofrenia o una paranoia asociada. Estos últimos pueden ser muy agresivos porque en fase de delirio pueden vivir una realidad paralela.


-En la tragedia del avión de los Alpes, ¿crees que la ingesta de anti-depresivos convencionales por parte del copiloto Lubitz, añadido a su depresión, podría ser un factor que lo hubiese ayudado a cometer ese delito?

-Si tenía depresión grave con ideación suicida e inhibición de la conducta, la instauración del tratamiento antidepresivo lo podría haber desinhibido y haberlo empujado al suicidio. Pero también podría ser un caso de paranoia u otra patología.

Sara B. Peña
Asociación Vida Sana

Publicado: 17 de Abril de 2015