La Homeopatía es una especialidad sanitaria dirigida a graduados en Ciencias de la Salud que se imparte como curso de postgrado en las Facultades de Medicina de muchas universidades españolas y del resto del mundo.

Se basa en uno de los principios terapéuticos de Hipócrates, padre de la Medicina, que sostiene que “lo similar cura a lo similar” ("Similia similibus curentur"). Este principio fue desarrollado como especialidad médica en el siglo XIX por el Dr. Samuel Hahnemann.

Consiste en administrar sustancias de diferentes orígenes (animal, vegetal, mineral o de síntesis) que pasan por un proceso de dilución y dinamización (agitación). El fenómeno de la “similitud” no es exclusivo de la homeopatía. Podemos observarlo también en la medicina convencional cuando se trata con anfetaminas el síndrome de hiperactividad, cuando se aplica radioterapia para tratar ciertos tumores o cuando se administra vacunas para sensibilizar el organismo frente a un agente patógeno o, por el contrario, para desensibilizarlo de un alergeno.

La Homeopatía se puede utilizar en cualquier proceso. El homeópata se basa en los síntomas expresados por el paciente y en los signos físicos observados en la anamnesis y exploración física y complementaria para hacer un diagnóstico y encontrar el medicamento homeopático más adecuado, tanto desde una perspectiva global (la enfermedad) como desde una perspectiva individual (el terreno).

La Homeopatía está reconocida y regulada en Europa por la Ley del Medicamento. En otros países avanzados como Francia, Suiza o Alemania está financiada por la Seguridad Social. De hecho, a finales de 2011, se publicó un informe que el gobierno suizo había encargado a un comité de expertos, afirmando que “el tratamiento homeopático es efectivo y probablemente rentable”. Como resultado de un referéndum nacional en el que más de dos tercios de los votantes apoyaron la inclusión de las medicinas homeopáticas en el programa nacional de seguro médico, el acceso a la medicina complementaria y alternativa se ha incluido en la Constitución suiza.

En la actualidad, hay más de 250.000 médicos especialistas en Homeopatía en el mundo. Además hay varios hospitales homeopáticos en Europa, que utilizan la Homeopatía para tratar a sus pacientes. [1]

El ejercicio de la Homeopatía está reconocido como acto médico en España por la Organización Médica Colegial desde 2009. Hay más de 2600 médicos especializados en Homeopatía y cerca de 10.000 médicos la prescriben, incluyendo especialistas de la Seguridad Social, jefes de servicio de hospitales y catedráticos universitarios.

La mayoría de las personas que se pronuncian contra la Homeopatía no tiene suficiente información, y en algunas ocasiones ni siquiera formación sanitaria. Son numerosas las que hablan “de oídas” sin haber profundizado en el tema. En el caso de los profesionales sanitarios, resulta sorprendente que no hayan comprobado a través de los buscadores habituales (Avillian, Pubmed, etc.) las numerosas evidencias científicas y clínicas y la gran cantidad de trabajos publicados en revistas de prestigio que demuestran la eficacia de los medicamentos homeopáticos, más allá del “efecto placebo”. No cabe un efecto sugestivo o psicológico en los estudios de laboratorio, in-vitro e in-vivo, con mediciones objetivas de los resultados. A este argumento se puede añadir su utilización por veterinarios y agricultores, con notables resultados. Clínicamente, se usa en bebés, con excelente respuesta, e incluso se han realizado estudios con pacientes inconscientes.

Para explicar el efecto holístico de la Homeopatía, se ha propuesto un mecanismo de acción general según el cual, actuaría como una señal para el sistema de respuesta al estrés o a la agresión del organismo (Bell 2012). [2] Pero además, cada medicamento tiene un mecanismo de acción específico para cada patología, algunos de los cuales ya se conocen; por ejemplo, Gelsemium 5 CH aumenta la secreción de alopregnenolona en algunas neuronas. [3]

Las “ultradiluciones” interesan más allá de su aplicación en Homeopatía, destacando las investigaciones del premio Nobel Luc Montagnier en relación con la emisión de señales electromagnéticas específicas de cada dilución. [4]

La bibliografía sobre  homeopatía es muy extensa: libros, artículos científicos publicados en revistas especializadas, tesis doctorales, ponencias en congresos nacionales e internacionales, etc. Para ampliar la información sobre este tema, pueden ser de utilidad los siguientes enlaces:

1. Pubmed:  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=homeopathy

2. AVILIANhttp://avilian.co.uk/2008/08/scientific-research-and-homeopathy-overview

3. Comisión Europea para la Homeopatía: http://www.homeopathyeurope.org/Research

4. Facultad de Homeopatía (Reino Unido): http://www.facultyofhomeopathy.org/research

5. Libro Blanco de la Homeopatía (Cátedra de Homeopatía de la Universidad de Zaragoza): http://www.catedrahomeopatia.org/LinkClick.aspx?fileticket=67qP4TlOxaw%3d&tabid=40&language=es-ES

6. http://homeopatiaacademica.webs.com/cienciaexperimental.htm.

7.


[1]Sharples F, van Haselen R, Fisher P. NHS patients’ perspective on complementary medicine. Complement Ther Med 2003; 11: 243–8.

[2]Bell I., Koithan  M. A model for homeopathic remedy effects: low dose nanoparticles, allostatic cross-adaptation, and time-dependent sensitization in a complex adaptive system. BMC Complementary and Alternative Medicine 2012, 12:191

[3]Venard C. Regulation of neurosteroid allopregnanolone biosynthesis in the rat spinal cord by glycine and the alkaloidal analogs strychnine and gelsemine. Neuroscience, 2008, 153, p.154-161

[4]Montagnier L. Electromagnetic signals are produced by aqueous nanostructures derived from bacterial DNA sequences. Interdiscip Sci. 2009 Jun; 1(2):81-90

Sociedad Murciana de Homeopatía

14 de junio de 2014

Publicado: 24 de Junio de 2014